¿Qué es un dominio? Guía para principiantes 2021

¿Qué es un dominio?
Contenidos de este artículo

Cuando se quiere crear un sitio web para una empresa o negocio, lo primero que se debe hacer es elegir un nombre de dominio.

Esto es esencial, ya que es el primer paso para crear la identidad de una marca en Internet. Es la dirección a la que se van a dirigir los usuarios para poder acceder a la web y ver todo su contenido.

Es importante elegir un buen nombre, que sea corto, fácil de recordar y que pueda posicionarse con mayor facilidad en los buscadores.

En esta guía completa para principiantes se explicarán los conceptos clave para entender qué es un dominio web, cómo funciona y qué se debe hacer para registrarlo.

¿Qué es un dominio y qué significa?

El dominio no es más que el nombre que va a identificar a un sitio web. Es decir, es la dirección que van a colocar los usuarios en la barra superior en blanco (URL) y que va a redireccionar hacia un sitio web en específico.

Se compone de 2 partes principales: el dominio en sí y la extensión. La extensión no es otra cosa que lo que viene después del punto: .com, .es, .net, .org, .app, entre muchas otras.

La elección de estas dos partes es muy importante para definir cómo los potenciales clientes verán la marca o empresa, y cómo puede interferir en el éxito de un sitio web como herramienta de marketing.

Este nombre es único y no pueden existir 2 iguales en la web. Por eso, se debe registrar en las agencias responsables de las extensiones. En la mayoría de los casos, es un servicio de pago anual.

¿Cómo funciona?

Como este nombre es la dirección exacta de un sitio, funciona con un sistema de nombres de dominio (DNS), que es el equivalente a una libreta de direcciones. En ese directorio están registrados todos los dominios de Internet, así como las direcciones de protocolo (IP).

Es decir, que cada vez que un usuario visita un sitio web («misitio.com»), el DNS traduce el nombre del dominio a la dirección del hosting o servidor en el que esté almacenado el sitio en específico, y este entrega la información de la página mediante el protocolo de transferencia HTTP.

Este sistema es muy importante, ya que facilita el proceso para los usuarios, que sólo deben colocar el nombre del sitio web en lugar de memorizar direcciones IP.

¿Qué tipo de dominios hay?

Por lo general, se componen de varios niveles. Están los de nivel superior (TLD), que es la extensión, el segundo nivel, que es el nombre que se ha registrado y el tercer nivel es el subdominio.

A continuación se explican cada uno de los tipos de TLD y los subdominios.

TLD o dominios de nivel superior

Es la parte que aparece al final después del nombre elegido (ej: .com). En la estructura DNS de Internet, estos se encuentran en el nivel más alto.

Existen varios tipos, como los genéricos de nivel superior (gTLD) (ej: .blog) y los específicos de país (ccTLD) (ej: .com.es).

También se puede elegir algo más divertido, como .studio, .ninja, .recipes, .style, .design o .fit.

Estos pueden ayudar a los visitantes a identificar al instante de qué se trata un sitio, ofrecer una mejor experiencia de marca y permitir mayor creatividad en la extensión.

ccTLD o dominios de nivel superior de código de país

Son las extensiones con dos letras establecidas para ubicaciones geográficas específicas. Por ejemplo: «es» de España, «uk» de Reino Unido, «fr» de Francia, y así sucesivamente.

En un principio, únicamente las personas residentes de un país podían registrar su ccTLD. Pero a lo largo de los años, muchos países han permitido que desde lugares geográficos externos a sus fronteras se registren nombres de sitios web.

gTLD o dominio de nivel superior genérico

Los gTLD son aquellos que pueden registrarse desde cualquier parte del mundo. Los más conocidos son .com, .net, .biz, .org e .info.

Otros tipos de dominios

Parte de un nombre de dominio de mayor rango en la jerarquía de DNS, que se coloca delante del nombre que se ha registrado. Por ejemplo, en el caso de store.mitienda.com, el prefijo «store» es el subdominio.

Una ventaja es que es posible crear tantos subdominios como se desee, además que permite tener sitios relacionados e indexarlos al dominio principal.

¿Cómo registro un dominio?

El primer paso que se debe seguir para el registro es entrar en alguna de las plataformas de las empresas que ofrecen este servicio. Se debe verificar la disponibilidad del nombre y realizar la compra online.

Los costes suelen ser asequibles y se puede obtener un nombre de dominio por menos de 20 euros al año, aproximadamente. Esto puede variar según el tipo de extensión que se utilice. Por lo general, las especiales, como «.studio» o «.design», suelen ser más caras.

Cuando se hace el registro, se está pagando por el derecho a usarlo durante un período determinado. En realidad nunca se «posee» el dominio, pero se tiene prioridad a la hora de renovarlo. Si no se renueva dentro del período de vencimiento, quedaría libre y otra persona puede tomarlo.

Hay muchas opciones disponibles, por lo que es importante investigar las empresas y leer reseñas.

Se deben seguir los siguientes pasos:

  1. Ir a la web de la empresa registradora.
  2. Buscar el nombre que te interesa.
  3. Los resultados mostrarán las opciones disponibles.
  4. Seleccionas la que más te interese según tus necesidades.
  5. Realizar el pago.

Una vez que se ha decidido el nombre y la extensión perfectos para el sitio web, la fase de registro no es tan difícil, sólo se deben seguir las instrucciones.

En algunos casos, este proceso se puede omitir, ya que el proveedor de hosting ofrece en el primer año un dominio gratis. No obstante, es recomendable mantener el registro del dominio separado del proveedor de hosting.

Vincular el dominio con el hosting

Es importante que una vez que se haya obtenido con éxito, se debe vincular con la cuenta de hosting en la que se encuentra alojado el sitio.

Para hacer este proceso, se necesita tener los servidores de nombres del hosting. De no tenerlos, pueden crearse fácilmente, porque los registradores de dominios permiten su creación.

Se necesitan al menos 2 servidores de nombres, por ejemplo: ns1.ejemplo.com y ns2.ejemplo.com. Para tener los propios servidores de nombres personalizados registrados, se debe tener al menos una dirección IPv4 pública.

Una vez que este paso esté listo, se deben seguir los siguientes:

  1. Ir a la página de administración de DNS.
  2. Luego ir a «Servidores de Nombres».
  3. Hacer clic en «Cambiar».
  4. Elegir el nuevo tipo de servidor de nombres, seleccionar «Personalizado».
  5. Introducir los servidores de nombres personalizados que proporcionó el proveedor de alojamiento y hacer clic en «Guardar».

¿Qué organismos los regulan?

La autoridad que se encarga de la gestión de dominios es una empresa sin fines de lucro que se llama Corporación de Internet para Nombres Asignados (ICANN).

Es el ente que se encarga de supervisar y administrar el registro de nombres. Todos se ingresan en un registro central de dominios y el ICANN deja la tarea de ventas comerciales a las empresas registradoras. Estas empresas necesitan una acreditación de este ente para poder venderlos a los usuarios.

Los registradores pueden hacer la venta directamente o a través de revendedores. Es importante saber que no todas las empresas venden todas las extensiones, sobre todo las especiales o las que son específicas de cada país.

¿Se puede transferir un dominio?

Los dominios se pueden transferir entre empresas registradoras. Si un usuario ya no se siente cómodo con la agencia donde registró el nombre de su sitio web, puede empezar un proceso para cambiarlo.

Esto puede variar según el tipo de extensión, ya que si se tiene registrada una especial que el otro proveedor no tiene, el cambio no es posible.

Hay algunas condiciones para hacer la transferencia, entre las que se incluyen:

  • Tener el código EPP de autorización del dominio.
  • Debe haber pasado un tiempo superior a 60 días desde que se hizo el registro.
  • No puede haber menos de 60 días desde la última transferencia.
  • Los datos de propiedad deben ser correctos y estar todo en orden.
  • No hacer la transferencia cuando el nombre está a punto de expirar.

Los pasos a seguir para realizar este proceso son los siguientes:

Verificar que los datos estén correctos

Lo primero es asegurar que todo esté en orden. En particular, hay que asegurarse de que el nombre del usuario aparezca como contacto administrativo y que la dirección de correo electrónico indicada en el registro coincida.

Esto se debe a que el registrador actual deberá enviar correos electrónicos de confirmación a esta dirección.

Eliminar el bloqueo del registrador en caso de ser necesario

Se debe verificar que el dominio no tenga un bloqueo, que no es más que un código que evita que se realicen transferencias. Esto quiere decir que si se encuentra bloqueado, hay que realizar un desbloqueo antes de transferir.

Obtener el código de autenticación

Es importante tener este código que solicitará el nuevo registrador. Esto consta de una serie de letras y números, como una contraseña.

Es un mecanismo de seguridad que garantiza que solo el propietario legítimo de un dominio pueda transferirlo a un nuevo registrador. Cada uno tiene su propio código de autenticación.

Realizar la transferencia

Finalmente, se puede ir al sitio del nuevo registrador y solicitar la transferencia. Por lo general, en el sitio habrá alguna opción llamada «Transferir dominios» o algo similar, que llevará a un formulario en el que se pueden ingresar el nombre a transferir.

Es posible que se deba introducir el código de autenticación en esta etapa. El nuevo registrador puede enviar un correo electrónico solicitando el código. Una vez que se haya solicitado la transferencia, llegará un correo electrónico pidiendo que se confirme la solicitud.

Diferencias entre un dominio y un servidor web

Es común que se confundan estos dos conceptos y se piense que son lo mismo. Sin embargo, para conocer sus diferencias es importante saber qué son cada uno.

Como ya se ha explicado qué es el dominio, abordaremos qué es un servidor web y cuáles son las principales diferencias entre ambos.

El servidor es un espacio en el que se aloja un sitio web. Cuando es un hosting compartido, otros usuarios también utilizan ese mismo espacio. Cada quien cuenta con su propio dominio, pero todos utilizan la misma dirección IP.

¿Qué significa esto? Que los recursos se comparten entre los distintos usuarios para proyectos web que no están vinculados entre sí.

También, si se desea optar por una mayor independencia, es posible adquirir una IP dedicada y única para el sitio web, es decir, un hosting dedicado.

En el servidor se alojan los archivos y elementos del sitio. Esto incluye imágenes, textos y la base de datos necesaria para que pueda crearse el sitio.

Siendo esto así, el hosting es la ubicación de almacenamiento en la que se guarda todo el contenido e información de un sitio. El nombre de dominio es solo la dirección (la URL del navegador) para poder acceder al sitio.

Ambos tienen que estar vinculados, ya que sin uno de estos no es posible tener un sitio web. Para que los usuarios visiten una web, necesitan la dirección, pero a su vez si no está alojada en ningún servidor, no podrán acceder a esta.

La metáfora más simple de esta relación es que el nombre es el equivalente a la dirección postal y el servidor web es la casa. Los usuarios utilizan la dirección para visitar la casa y el sitio web real es la decoración y los muebles que se han puesto dentro de ella.

¿Qué dominio debo elegir?

No hay mejor o peor opción, todo depende de los objetivos que se quieran lograr para la marca o empresa.

No existe una regla de oro con respecto a Internet. Se puede elegir una extensión totalmente diferente y poco convencional, mediante estrategias SEO y de posicionamiento, y tener una marca muy fuerte, recordada por todos los visitantes.

Al elegir una dirección diferente (.app o .studio, por ejemplo) a las tradicionales (como .com o .net) no se tendrá ninguna desventaja para el ranking en Google, ya que el buscador trata todos los dominios de la misma forma, sin diferencias.

Sin embargo, antes de elegir, hay que recordar que muchos usuarios todavía introducen la dirección directamente en el navegador para encontrar una web. Esto puede ser una dificultad para dominios más diferentes. La ventaja de extensiones como «.com» es que son las más populares y fáciles de recordar.

Si se necesita posicionarse en los buscadores de un país en específico, es más recomendable escoger la extensión de la locación geográfica donde se encuentra ubicada la empresa.

En cuanto al nombre en sí, existen algunas recomendaciones generales para escoger de forma adecuada:

Asociar el nombre de dominio con el de la empresa o marca

Es más común para blogs que para sitios corporativos. No obstante, en principio, es bueno hacer coincidir el dominio con el nombre de la empresa para fomentar la investigación y los beneficios del SEO.

La razón principal de esta elección es simple: las personas buscan según el nombre que recuerdan.

Elegir una URL que sea fácil de recordar

El escenario ideal para elegir la opción perfecta es poder encontrar un nombre corto para evitar el riesgo de un error tipográfico y también para que sea fácil de recordar. Las direcciones web con estas características son fácilmente reconocibles y fáciles de transmitir a otras personas.

El consejo que se suele dar es no exceder los nombres que constan de 2-3 palabras.

Verificar la disponibilidad primero

A menudo sucede que desea hacerse un registro con un nombre que no está asociado con ningún sitio pero que no está disponible porque ya ha sido comprado por otra persona o servicio que registra direcciones relevantes y luego las revenden.

En este caso, existen dos posibilidades: contactar al propietario e intentar comprarlo, o buscar la disponibilidad de un dominio con el mismo nombre pero con una extensión diferente, por ejemplo, .org o .net.

Añadir palabras clave

Este consejo es quizá el más importante y hay varias opiniones divididas que abogan por el uso de múltiples palabras clave dentro del dominio. Otros prefieren trabajar el SEO y elegir uno genérico que atraiga a la marca.

El consejo es utilizar el negocio como primera opción, especialmente si se tiene un nombre fuerte y fácil de recordar. Puedes recurrir a palabras clave en caso de indisponibilidad o en presencia de un sector de nicho en el que ciertas palabras son parte de la terminología común.

Evitar los guiones

Existen pros y contras de usar guiones en la dirección web. Si el dominio deseado ya ha sido tomado, el uso del mismo nombre dividido por un guion podría ser una alternativa válida.

Sin embargo, hay que tener cuidado, ya que existe el riesgo de que los usuarios olviden ponerlo y terminen en el sitio del competidor.

Analizar la competencia

Como suele ocurrir en cualquier sector, conocer a los principales competidores puede ser de gran ayuda para tomar las decisiones correctas para un negocio.

Si la mayoría de ellos usa su marca como nombre de dominio, es beneficioso no salirse de su camino para ser poco convencional o demasiado peculiar. Los clientes pueden confundirse y elegir a nuestro competidor porque lo encuentran más atractivo.

En conclusión, encontrar la opción perfecta lleva tiempo y esfuerzo, y hay que escoger el que mejor funcione para los objetivos del negocio y los intereses de los potenciales clientes o visitantes.

Es importante tomarse el tiempo necesario para pensar en una buena opción y comenzar a poner en marcha la web del negocio.

Por favor, si te ha parecido interesante este artículo ayúdanos a difundirlo. Solo tienes que hacer clic en los botones de aquí abajo y compartirlo en tus redes sociales.

¡Muchísimas gracias!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
¿Quieres recibir más artículos como este?
¡Apúntate a nuestra lista de correo!
  • Responsable del tratamiento: ROBERTO CANO PICORNELL
  • Dirección del responsable: C/ Dr. Collado Piña nº6 2b, CP 02003, Albacete (Albacete)
  • Finalidad: Sus datos serán usados para poder atender sus solicitudes y prestarle nuestros servicios.
  • Publicidad: Solo le enviaremos publicidad con su autorización previa, que podrá facilitarnos mediante la casilla correspondiente establecida al efecto.
  • Legitimización: Únicamente trataremos sus datos con su consentimiento previo, que podrá facilitarnos mediante la casilla correspondiente establecida al efecto.
  • Destinatarios: Con carácter general, solo el personal de nuestra entidad que esté debidamente autorizado podrá tener consentimiento de la información que le pedimos.
  • Derechos: Tiene derecho a saber qué información tenemos sobre usted, corregirla y eliminarla, tal y como se explica en la información adicional disponible en nuestra página web.
  • Información adicional: Más informaciónen el apartado «SUS DATOS SEGUROS» de nuestra página web.

 

Roberto Cano
Roberto Cano
CEO de Rankerss
  • Responsable del tratamiento: ROBERTO CANO PICORNELL
  • Dirección del responsable: C/ Dr. Collado Piña nº6 2b, CP 02003, Albacete (Albacete)
  • Finalidad: Sus datos serán usados para poder atender sus solicitudes y prestarle nuestros servicios.
  • Publicidad: Solo le enviaremos publicidad con su autorización previa, que podrá facilitarnos mediante la casilla correspondiente establecida al efecto.
  • Legitimización: Únicamente trataremos sus datos con su consentimiento previo, que podrá facilitarnos mediante la casilla correspondiente establecida al efecto.
  • Destinatarios: Con carácter general, solo el personal de nuestra entidad que esté debidamente autorizado podrá tener consentimiento de la información que le pedimos.
  • Derechos: Tiene derecho a saber qué información tenemos sobre usted, corregirla y eliminarla, tal y como se explica en la información adicional disponible en nuestra página web.
  • Información adicional: Más informaciónen el apartado «SUS DATOS SEGUROS» de nuestra página web.